Un nuevo marco teórico para el análisis de la composición de clase


January 29, 2018

Esta pieza fue escrita colectivamente por el Class Inquiry Group para delinear nuestra posición sobre la encuesta obrera en el proyecto Notes from Below. El objetivo es refrescar y actualizar el enfoque a través de la integración explícita de la “composición social”, presentada por Seth Wheeler y Jessica Thorne. Hemos desarrollado colectivamente esto en el escrito que sigue, estructurado en cuatro argumentos. Gracias a Víctor por la traducción.

1: ¿Por qué la encuesta obrera?

La encuesta obrera es un enfoque que combina la producción de conocimiento con la organización. Intenta crear conocimiento útil sobre el trabajo, la explotación, las relaciones de clase y el capitalismo desde la perspectiva de los mismos trabajadores. Hay dos formas de encuestas obreras . La primera es la investigación “desde arriba”, que implica el uso de métodos de investigación tradicionales para obtener acceso al lugar de trabajo. La segunda es la encuesta “desde abajo”, un método que implica la “co-investigación”, en la que los propios trabajadores participan en la producción de conocimiento. Si las condiciones existen, la encuesta “desde abajo” es claramente favorable. El conocimiento que se produce a partir de cualquiera de estas formas de investigación es útil para entender el capitalismo, pero también para organizarse en contra de él.

Esta es la razón por la cual Notes from Below aboga por las voces y experiencias de los trabajadores en su lucha contra la explotación capitalista. Queremos basar nuestra política en la perspectiva de la clase trabajadora, ayudar a circular y desarrollar luchas, y construir la confianza de los trabajadores para tomar medidas por y para ellos mismos.

Hay dos razones por las que nos enfocamos en el mundo del trabajo. Primero, es central para la perspectiva de la clase trabajadora. Desde la perspectiva de un trabajador individual, es difícil ver cómo su propio trabajo recrea el capitalismo todos los días. Pero los trabajadores saben intuitivamente que si la clase trabajadora dejara de funcionar, todo se cerraría. Colectivamente, los trabajadores realizan funciones vitales en diferentes puntos de producción y circulación. A través de esta posición, la clase trabajadora puede desarrollar un punto de vista único. Esta perspectiva muestra la experiencia directa de la explotación capitalista, al tiempo que apunta hacia los tipos de lucha que pueden destruirla. Una revolución exitosa tiene que comenzar desde abajo.

En segundo lugar, el capitalismo depende totalmente del trabajo. Sin el trabajo, no hay un nuevo valor producido, y ningún modo de producción capitalista. La relación entre las clases expresadas en el trabajo es fundamental para entender a la sociedad. Pero comprender el capitalismo exige más que una comprensión de las relaciones de clase. El trabajo es la única relación en la que los trabajadores producen plusvalor, pero no es el único en el que las personas experimentan opresión. Necesitamos analizar todos los aspectos de la vida de la clase trabajadora. Sin embargo, creemos que abandonar el trabajo como el principal sitio de lucha es un error. Como resultado, proponemos una corrección: un retorno a resistir, analizar y organizar en el trabajo. Esto no se opone a otros proyectos, sino que se renueva y revitaliza con nuevas experiencias. La encuesta obrera es el método que puede comenzar a hacer esto en la práctica. Comienza a partir de la experiencia real de la explotación capitalista.

2: ¿Por qué composición de clase?

La explotación capitalista no es una idea abstracta; siempre toma formas particulares y materiales. A través de la lucha de clases, el capitalismo se cambia a sí mismo. Esto crea nuevas tecnologías y procesos de trabajo. Implica el movimiento de personas y capital hacia nuevas partes del mundo, desarrollando nuevas industrias. El terreno de la lucha de clases cambia, junto con la clase trabajadora misma. Necesitamos analizar este terreno, para descubrir dónde el capital es débil y dónde los trabajadores son fuertes. ¿Dónde están nuestras fuerzas? ¿Cómo atacamos? La única manera de descubrirlo es dentro de la lucha de clases. Por lo tanto, la investigación de los trabajadores no solo descubre las formas cambiantes de trabajo, sino las formas cambiantes de lucha.

Los operaistas italianos tenían una frase para este aspecto cambiante del trabajo y la lucha: la “composición de clase”. Dividieron la composición de clase en dos partes. La primera es “composición técnica”. Esta es la organización material específica de la fuerza de trabajo en una clase trabajadora a través de las relaciones sociales de trabajo. Está conformada por factores como el uso de la tecnología, las técnicas de gestión y el diseño general del proceso de trabajo. La segunda es la “composición política”, que se desprende de la composición técnica. Es la autoorganización de la clase trabajadora en una fuerza para la lucha de clases. Esto incluye factores como las tácticas empleadas por la resistencia de los trabajadores, las formas de organización de los trabajadores y la expresión de la lucha de clases en la política. La composición técnica establece la base de la composición política, aunque el movimiento de una a otra no es mecánico ni predecible. En cambio, es un desarrollo interno y un crecimiento político que conduce a un salto hacia adelante. Este salto define, en última instancia, el punto de vista político de la clase trabajadora.

Figura 1. Composición de clase clásica

La composición de clase proporciona un marco para el análisis de los resultados de la encuesta obrera. A través de él podemos examinar el contenido del trabajo y conectarlo con la resistencia. Esto implica centrarse en el proceso laboral y lo que Marx llamó “la morada oculta de la producción”. Marx está hablando aquí sobre el lugar de trabajo. La mayoría de las veces no podemos ver lo que sucede detrás de estas puertas cerradas. La encuesta obrera proporciona un camino hacia esta “morada oculta”, detrás de la cual Marx argumenta, “veremos, no solo cómo produce el capital, sino cómo se produce el capital”. Al final forzaremos el secreto de la obtención de ganancias.” El secreto que Marx revela en El Capital es que el trabajo produce plusvalía en el capitalismo. El análisis de composición de clase revela otro secreto: cómo los trabajadores se convierten en una fuerza política.

Marx subraya la importancia del proceso de trabajo y es útil volver a su definición: “los factores elementales del proceso de trabajo son 1, la actividad personal. . . es decir, trabaja en sí mismo, 2, el sujeto de ese trabajo, y 3, sus instrumentos.” A esto podemos agregar diferentes relaciones con la forma salarial, el trabajo, otros trabajadores, los medios de producción y el producto. (Vease Kolinko para un desglose de estos diferentes elementos). A través de estas categorías, podemos diferenciar entre tipos de trabajo y cómo están organizados. Esta es la base de la composición técnica.

Con demasiada frecuencia, el análisis del trabajo se centra en los detalles del trabajo y no en la experiencia de los trabajadores. Esa experiencia no es un misterio, todos los trabajadores experimentan esto todos los días. Un análisis de composición de clase comienza desde la composición técnica, pero no permanece allí. Nuestro objetivo no es entender el trabajo, sino informar la lucha contra él. De ahí la necesidad de pasar al análisis de la composición política.

3: ¿Por qué composición “social”?

No solo queremos aplicar los conceptos del operaismo italiano de nuevo hoy. Este proporciona una inspiración importante y un poderoso conjunto de herramientas, pero para usarlas de manera efectiva también necesitan ser actualizadas. Creemos, al igual que Battaggia, que “la mejor manera de defender el operaismo hoy es reemplazarlo.” Es necesario una actualización de la composición de clase. Nuestras sugerencias apuntan a construir sobre sus fortalezas, pero también buscan avanzar.

En particular, creemos que los análisis previos de composición de clase han basado casi exclusivamente a los trabajadores y su resistencia en el lugar de trabajo. Sin embargo, los trabajadores forman una clase antes de ser empleados por un capitalista. Antes de que se les solicite que vendan su tiempo, se les despoja de los medios de producción. Atado a esta condición hay toda una gama de luchas políticas más allá del salario. Esto incluye aquellas sobre las condiciones de los servicios sociales proporcionados por el Estado, la migración y las fronteras, la vivienda y el alquiler, y una amplia gama de otros problemas. Creemos que los análisis de composición técnica solo pueden producir sus propias moradas ocultas más allá del trabajo. Por lo tanto, proponemos una tercera dimensión: la composición social.

Para explicar esto, necesitamos regresar brevemente a Marx. Marx define el capital como el dinero que gana más dinero. Esto se expresa en la fórmula Dinero-Mercancía-Dinero (D-M-D) o comprar para vender. Bajo el capitalismo, esto implica un aumento en la cantidad de valor a través de la adición de plusvalor. Este excedente se crea a través de la explotación de la fuerza de trabajo en el trabajo. Entonces, Marx propone D-M-D’ como la fórmula general del capital . Así es como Marx se prepara para su análisis de la “morada oculta de la producción”, y donde se debe descubrir la composición técnica de la clase trabajadora.

Sin embargo, Marx también propone otra forma de circulación de mercancías: vender para comprar. Este circuito tiene la fórmula Mercancía-Dinero-Mercancía (M-D-M). La clase trabajadora (que no tiene ningún producto para vender, sino su propia fuerza de trabajo) vende su tiempo por un salario, que usan para comprar las mercancías que necesitan y desean para vivir.

Figura 2. Vendiendo para comprar

Entonces, si D-M-D’ es la fórmula general de capital, ¿qué es la M-D-M? Es la fórmula general de la reproducción de la clase obrera. La clase trabajadora vende su fuerza de trabajo a cambio de un salario a través del proceso de trabajo. Luego intercambia este salario por las mercancías necesarias para que puedan reproducir su fuerza de trabajo, también conocida como el medio de subsistencia. Estas mercancías se transforman nuevamente en fuerza de trabajo, y luego todo el ciclo comienza de nuevo.

La forma mercantil es dominante en la sociedad capitalista. Podemos usar la forma de su circulación dentro de esta fórmula general de reproducción de la clase trabajadora para mapear las relaciones sociales de los trabajadores más allá del trabajo. Sin embargo, tal como están las cosas, el análisis de composición de clase no puede entender a los trabajadores más allá del trabajo

Cuando los trabajadores se están recuperando de la experiencia del trabajo, son un misterio. Habiendo escapado de su composición técnica, solo forman parte del análisis de composición de clase si deciden actuar políticamente, en lugar de comprar, comer, relajarse o dormir. Estas actividades de reproducción solo se entienden desde la perspectiva de quienes las producen, o desde el momento en que el trabajador reproducido comienza el siguiente turno. Creemos que es posible actualizar la composición de la clase para tener en cuenta la reproducción. Lo haremos a través del concepto de composición social.

La composición social se combina con la composición técnica antes del salto a la composición política. La composición social es la organización material específica de los trabajadores en una sociedad de clases a través de las relaciones sociales de consumo y reproducción. Esta fórmula general de reproducción de la clase trabajadora nos permite comprender los límites entre las formas de composición.

Figura 3. Los límites entre la composición técnica y social

La composición social es principalmente una forma de entender cómo el consumo y la reproducción forman parte de la base material de la composición de la clase política. Incluye factores como: dónde viven los trabajadores y en qué tipo de vivienda, la división del trabajo por género, los patrones de migración, el racismo, la infraestructura de la comunidad, etc.

El operaismo trabajó principalmente con los trabajadores en la producción de bienes cuya fuerza de trabajo fue explotada por plusvalía. La composición social nos permite extender la lógica del análisis de composición de clases a toda la clase trabajadora. Esto incluye a los desempleados y los trabajadores que no están directamente involucrados en la producción de la forma de valor capitalista. Tanto los trabajadores productivos como los improductivos son miembros de la misma clase. Todos ellos carecen de control de los medios de producción, venden su fuerza de trabajo para sobrevivir y trabajan para reproducir la sociedad capitalista. La composición de clase se basa en el punto de vista de la clase trabajadora sobre el trabajo, no en el punto de vista de productividad del capital.

4: ¿Por qué importa esto?

Nuestra versión de la composición de clase comprende el salto a la composición política desde una base técnica y social. La lucha de clases en el trabajo surge de la totalidad de la vida de la clase trabajadora. Este marco actualizado tiene en cuenta estos factores.

Figura 4. Composición de clase actualizada

La composición de clase es una relación material con tres partes: la primera es la organización de la fuerza de trabajo en una clase trabajadora (composición técnica); la segunda es la organización de la clase trabajadora en una sociedad de clases (composición social); la tercera es la autoorganización de la clase trabajadora en una fuerza para la lucha de clases (composición política).

En las tres partes, la composición de clase es producto y productor de lucha por las relaciones sociales del modo de producción capitalista. La transición entre la composición técnica/social y política ocurre como un salto que define el punto de vista político de la clase trabajadora.

Intentamos probar y refinar nuestro nuevo marco para la composición de clases en Notes from Below. Esto tiene que comenzar, como argumentó Marx, desde un conocimiento exacto y positivo de las condiciones en las que la clase trabajadora -la clase a la que pertenece el futuro- trabaja y se mueve. Tal conocimiento proporciona la única base viable para el desarrollo de la lucha de clases hacia formas más desarrolladas de autoorganización. Como dijo Ed Emery: ¡que no haya política sin encuestas!


author

The Editors (@NotesFrom_Below)

The Editorial collective of Notes from Below.